Cómo afecta el gas radón a la salud de los habitantes de una casa, soluciones y obras más destacadas del mes

En los últimos años, el interés por el gas radón se ha incrementado debido a diversos estudios que demostraron tener una incidencia directa en la aparición de distintas enfermedades.

La exposición humana en forma continua puede generar graves consecuencias de salud. Algo que puede ocurrir incluso en nuestra propia casa. Encuentra en soluciones gas radón cómo detectar la presencia de este gas y cómo puedes eliminarlo. 

QUÉ ES EL GAS RADÓN

El radón es un gas radioactivo producido de forma natural por la desintegración de productos naturales como el radio y el uranio que se encuentran en el suelo, y en los materiales de construcción.

Este gas es un elemento químico incoloro e inodoro y suele concentrarse en espacios cerrados luego de emanar del suelo y de las rocas. Al estar presente en nuestro ecosistema, pasa con mucha facilidad del suelo al aire, donde se desintegra y dispersa sus partículas radioactivas.

Si la radiación se diluye en la atmósfera libre, resulta inofensiva. Pero si tomamos contacto con esta, puede provocar serios problemas de salud.

En el año 2018, la Unión Europea determinó que el gas radón debe ser eliminado de todas las viviendas debido al nivel de radioactividad que desencadena.

CÓMO REALIZAR UN ANÁLISIS PARA VERIFICAR LA EXISTENCIA DE GAS RADÓN

  • Observa si puede haber filtraciones a través de tus ventanas.
  • Analiza si el gas se filtra por los espacios que quedan por las tuberías o los cables de la vivienda.
  • Verifica las grietas de los suelos.
  • Detecta si se filtra a través de los sumideros o desagües de la casa.

MEDIDAS EFECTIVAS PARA ELIMINAR EL GAS RADÓN DE LA VIVIENDA

Una vez realizado el diagnóstico de concentración y los lugares por los cuales se filtra el gas radón, se puede optar por:

  • Mejorar la ventilación. En especial, si tienes un sótano, lugar en el que suele originarse este gas.
  • Instalar o mejorar la ventilación mecánica. Esto permite extraer el gas de sitios con mayor concentración.
  • Tapar las fisuras por las cuales se filtra el radón.
  • Sellar muy bien las paredes afectadas.

De todas maneras, si el nivel de concentración es muy alto, será necesario instalar un sistema que succione el gas desde el subsuelo.

SOLUCIONES PROFESIONALES PARA REDUCIR EL NIVEL DE GAS RADÓN

Existen diferentes medidas que se aplican para disminuir el nivel de radón de las viviendas y se determinan en función a diversos factores: el tipo de construcción, la forma de cimentación y la naturaleza del terreno.

En la construcción de una vivienda nueva, resulta más sencillo prever métodos de evacuación de gas radón. El problema se encuentra en aquellas casas ya construidas en zonas de altas concentraciones de este gas debido a su ubicación geográfica.

En estos casos, existen diversas técnicas de como eliminar el gas radon de una casa tales como:  

  • Despresurización del suelo. Esta técnica consiste en colocar una o varias arquetas de captación de gas y conducirlo a través de tubos hasta superar la cubierta. Esta técnica consiste en realizar una pequeña excavación en el suelo y, mediante un extractor específico, se capta y expulsa el aire procedente del terreno, evacuando el radón a través del tubo.
  • Colocación de membranas anti-radón. Estas láminas se interponen entre el edificio y el suelo, y funcionan como barrera del gas radón.
  • Rejillas de ventilación. Si existe un forjado sanitario, se instala un sistema mecánico de extracción o rejillas de ventilación para introducir aire del exterior de la vivienda y expulsar el aire con radón al exterior.
  • Aumentar la sobrepresión de los espacios para evitar la entrada de gas.

MÉTODOS PARA DETECTAR LA PRESENCIA DE RADÓN EN LA VIVIENDA

Para eliminar el gas radón es necesario primero detectar qué concentración existe en la casa. A tal fin, existen distintos métodos:

Instantáneo: permite identificar las vías de acceso del gas radón a partir del suelo. Este método es empleado para realizar barridos generales y también para chequear la efectividad de las soluciones que se llevaron a cabo.

Lectura continua: permite analizar la evolución de las concentraciones de radón en el tiempo. De esta manera, se puede establecer la relación entre las actividades realizas y el edificio.

Métodos integrados: permite conocer la concentración media del gas. Es la técnica más simple, aunque es necesario al menos tres meses para establecer que la medición sea confiable.

El gas radón es un elemento peligroso que puede perjudicar nuestra salud. Presente en muchas viviendas, existen diversos métodos para eliminarlo y asegurar el bienestar de la familia.