¿Dónde hay mayor incidencia de gas radón en Madrid, y por qué?

La presencia de gas radón en las viviendas ha aumentado en los últimos años. Algo que preocupa a los profesionales de la salud y a la población en general debido a los efectos nocivos que produce en el cuerpo humano.

En algunas poblaciones de Madrid se ha comprobado mayor presencia de gas radón que en otras. Aquí te contamos los motivos de esta mayor concentración y qué puedes hacer si tu vivienda se encuentra afectada.

QUE ES EL GAS RADON

El radón es un gas radiactivo que se genera en forma natural en rocas y sedimentos, y suele concentrarse en espacios cerrados. Al tratarse de un gas, emana hasta la superficie y penetra por convección o difusión en las viviendas.

El origen del radón se debe a la desintegración de otros dos productos naturales, el radio y el uranio, presentes en los suelos y en materiales de construcción. El inconveniente que presenta es que no tiene olor ni color, algo que lo vuelve difícil de detectar.

Sin embargo, inhalar este gas puede traer complicaciones severas en el organismo.

Qué sucede en Madrid: ¿por qué prolifera el radón?

En la actualidad, la zona de la sierra madrileña representa uno de los puntos de mayor proliferación del radón debido a la abundancia de granito. Lamentablemente, son muchos los municipios los que se encuentran expuestos a este gas y a sus consecuencias.

La tendencia a acumularse en las viviendas hace que las personas queden expuestas al radón durante largos periodos de tiempo, algo que facilita el desarrollo de distintas enfermedades.

Los habitantes de algunos municipios han tomado conciencia de ello y tomaron el hábito de ventilar las habitaciones para eliminar el gas de sus hogares. Otros vecinos colocan directamente un extractor para facilitar la salida del aire al exterior.

El municipio Torrelodones destaca por su alta concentración de radón. Ubicado sobre terrenos graníticos, se descubrió que algunas viviendas superan la concentración máxima de este gas sugerida por la Organización Mundial de la Salud.

Frente a este contexto, el Ayuntamiento de Torrelodones impulsó un proyecto para combatir este silencioso enemigo.

Las peticiones de los vecinos y trabajadores, colaboró para que se iniciara un proceso de mediciones de concentración en viviendas, empresas y edificios públicos. Aunque, debido a la falta de fondos, se dejó de realizar este control.

La Sierra Noroeste es otro punto sensible a la exposición al radón por la presencia de suelos graníticos. Recientemente, Las Rozas solicitó el análisis de su situación y pidió un mapa informativo.

El interés por adoptar políticas preventivas y de información para la población se ha vuelto fundamental para todos los municipios afectados.

La OMS recomienda como medida límite los 100 Bequerelios por metro cúbico para nuevas construcciones. Para las construcciones existentes, se ha fijado entre los entre los 200 y los 300 Bequerelios/m3.

¿QUE PUEDO HACER PARA VERIFICAR LA PRESENCIA DE GAS RADON EN MI HOGAR?

Para asegurarte de que este gas no está presente en tu vivienda, como primera medida tendrás que revisar tus espacios.  

Si tienes grietas o imperfecciones en tu hogar y te preocupa la salud de tu familia, en Arquitectos Madrid realizamos todo tipo de pruebas.

Nuestro servicio de instalación de detectores homologados es efectivo para medir los niveles de gas radón en las zonas afectadas.

Si detectamos la presencia de este gas, te brindamos distintas opciones para disminuir su presencia en la vivienda.

Las técnicas empleadas para reducir los niveles de gas radón suelen ser:

  • La colocación de membranas antirradón.
  • La instalación de rejillas de ventilación en el forjado sanitario.
  • Despresurización del suelo.

A continuación os damos detalles de un caso real de una vivienda situada en la sierra de Madrid:

Se nos pide que intervengamos en esta vivienda para mitigar los valores de gas radón que viene monitorizando desde hace meses y que según la gráfica que incluyo se mantienen estables en torno a 2.000 bq/m3.

Es una vivienda en hilera compuesta de planta sótano, baja y primera ubicada en una calle con bastante pendiente excavada en caja en terreno accidentado.

Esta ubicación resulta favorable para la acumulación de gas porque la sucesión de viviendas crea espacios de confinamiento del radón; además el tipo de terreno como pudimos ver después de distintas pruebas, es de roca granítica en descomposición, pero suficientemente compacta.

Los niveles más altos se daban en el sótano con promedios de 1.800 bq/m3. y en menor medida en planta baja.

Teníamos el inconveniente de no disponer de un proyecto que nos mostrara el sistema constructivo y tampoco disponíamos de datos del tipo de terreno sobre el que se asentaba la vivienda.

La propuesta de Triglifo Arquitectura ha sido crear dos pozos de captación de gas debido a la superficie de más de 100 m2 de planta sótano, distribuidos de manera uniforme desde donde aspirar a través de un conducto de PVC de 125 mm de diámetro y un extractor con poder de aspiración de 300 m3/h con un nivel sonoro por debajo de 25 db y una potencia absorbida máxima de 27 w.

Para asegurar la efectividad del sistema, se realizó una prueba con botes de humo que se introdujeron por el conducto y se cambió el funcionamiento del extractor de modo que insuflara el humo por debajo de la solera.

En esta operación pudimos comprobar que había fugas de gas en la junta de construcción entre el muro y la solera de hormigón del sótano.

Por ello, tuvimos que taladrar el muro de cerramiento de hormigón de 20 cm de espesor y una solera también de hormigón armado de 40 cm de espesor; estos taladros se efectuaron con máquina de perforación en húmedo con disco de diamante.

La operación se llevó a cabo en dos jornadas donde además se sellaron todos los rodapiés por con masilla de poliuretano por donde se habían detectado las fugas.

Al final, después de monitorizar durante una semana el sótano con dos medidores radón eye, conseguimos bajar los niveles por debajo de 100 bq/m3 mantenidos en el tiempo.

Recuerda que siempre es mejor estar seguros que nuestra casa está libre de este gas que sufrir las consecuencias que nos puede ocasionar. Si detectas a tiempo la presencia de gas radón, evitarás posibles daños para la salud.