Gas radón: inconvenientes de vivir con él

En los últimos años, ha crecido la preocupación por la acumulación de gas radón en los hogares. Es por este motivo que cada vez más se aplican leyes y medidas para controlarlo.

Desde Triglifo te explicamos acerca de los problemas de salud que puede ocasionar convivir con este gas y cómo hacer para eliminar la presencia de este enemigo silencioso en tu vivienda.

¿QUE TAN NOCIVO ES EL GAS RADON?

En países industrializados, los individuos que viven en zonas urbanas suelen pasar el 75% de su tiempo en sitios cerrados, pudiendo llegar hasta el 90% en ciertos casos.

Por esta razón, crece el interés en estudiar los contaminantes ambientales que se encuentran en los interiores, en particular aquellos que pueden producir un efecto negativo en la salud de las personas.

La peligrosidad del gas radón se debe a que estamos hablamos de un contaminante radiactivo, generador de partículas que producen ionizaciones.

Si inhalamos estas partículas, se depositan en las células del sistema respiratorio. Esto produce alteraciones en el ADN de las células del tejido pulmonar.

Con el tiempo, esta situación puede desencadenar en un cáncer de pulmón. No podemos desestimar esta posibilidad, ya que es la segunda causa que genera esta enfermedad después del tabaco.

Otra posibilidad de contaminación es por vía oral a través del consumo de aguas con altos contenidos de radón diluido.

Si bien la peligrosidad suele ser menor que si es inhalado, todo el organismo queda expuesto, ya que el radón se traslada del estómago al torrente sanguíneo.

El hecho de que el gas radón sea un gas noble, incoloro e insípido, lo vuelve aún más peligroso. Puede pasar desapercibido a pesar de estar presente.  

COMO INGRESA EL GAS RADON A LAS VIVIENDAS

El radón es de origen natural y proviene de la desintegración del uranio, del torio o el actinio. Estos elementos se encuentran en la corteza de nuestro planeta.

Al final de la cadena de desintegración aparece el radón. Como se trata de un gas, tiene la facilidad de viajar a través de los poros del medio hasta alcanzar la superficie.

Ahí se diluye con los gases de la atmósfera, llegando al interior de las viviendas.

Cuando el radón penetra en espacios cerrados, se acumula y puede aumentar la concentración en niveles altos, algo que resulta muy perjudicial para la salud.

El terreno donde se construye la vivienda es la fuente principal del gas radón. Allí es donde se encuentra la mayor concentración de uranio. Las superficies con masas graníticas o pizarrosas suelen tener niveles de uranio más altos. 

Un factor importante a tener en cuenta es la permeabilidad del terreno. Las superficies secas y más fracturadas liberan más radón en el ambiente que las más compactas y saturadas.

La probabilidad de encontrar gran concentración de este gas en alturas altas respecto al terreno, en realidad es baja. Esto se debe a que el radón es mucho más pesado que el aire.

Otro factor que contribuye a que el radón se concentre en el interior de las viviendas es el cambio meteorológico.

Las lluvias saturan el terreno y el gas busca la manera de salir a través de los poros que no están taponados. De esta forma, el radón se filtra y se acumula en los interiores.

Por otra parte, la baja presión también facilita la liberación del radón debido a la diferencia de presión entre el terreno y el ambiente.

El radón podemos encontrarlo en hormigones, ladrillos y cementos. Es decir, casi todos los edificios poseen concentración de este gas, aunque en niveles reducidos.

inconveniente-vivir-gas-radon-1

COMO ELIMINAR EL GAS RADON DE UNA CASA

Para poder quitar este gas nocivo de tu vivienda, lo primero que tienes que hacer es detectar y analizar su presencia.

Observa si el radón puede estar filtrándose a través de las ventanas, tuberías o cables de la casa.

Este gas también se filtra a través de los desagües y sumideros de las casas. Inclusive, por los pequeños poros de las paredes construidas con bloques de hormigón.

Una vez realizado el diagnóstico de la concentración de radón y de los lugares de filtración, deberás considerar las medidas apropiadas para lograr su eliminación.

Según sea el caso, sigue las siguientes recomendaciones: 

  • Mejora la ventilación de tu vivienda. En especial, si tienes un sótano. Puedes pensar en una ventilación mecánica para extraer el gas en sitios de mayor concentración.
  • Si descubres fisuras por las cuales ingresa el radón, cúbrelas muy bien. Es fundamental sellar las paredes de manera rigurosa.
  • En caso de que el nivel del radón sea muy alto, será necesario instalar un sistema que succione el gas desde el subsuelo. Esto se logra colocando un tubo y un extractor.

La concentración de gas radón puede resultar perjudicial para toda la familia. En Triglifo te ayudamos a detectar la presencia de este gas para eliminarlo en forma inmediata.